7 de febrero de 2012

NUESTRA CANCHA (4) - El regreso de la diva del baloncesto español

Fue ante el Gospic croata. Todo sucedió demasiado rápido. Amaya Valdemoro saltó para hacer un tapón a la rival atacante. Falló. Y cayó al suelo, mientras un crujido silenció pabellón y grada. La mala caída de la alero se saldó con la rotura de sus dos muñecas.


La precisión con el bisturí para el cirujano equivale a la imprescindible buena muñeca que ha de tener un jugador de baloncesto. Por eso el quiebro de ambas muñecas supuso un doble abatimiento para Amaya Valdemoro, pero también una razón de lucha.


Diágnostico: al menos tres meses de reposo y una dolorosa rehabilitación diaria que no aseguraba al cien por cien la recuperación de la brutal lesión. Pero lo que algunos auguraban como una retirada a tiempo, tras más de 20 años de alta competición, para Valdemoro se convirtió en un reto cuyos primeros frutos hemos visto este fin de semana, en el primer partido de la madrileña tras 115 días de "parón".


Después de tres anillos de la WNBA, ocho Ligas, nueve Copas de la Reina, una Euroliga y casi 200 internacionalidades con España, esta lesión "tan rara" la ha obligado a empezar de cero. Pero siempre con una sonrisa. Recuerda que cuando los médicos le dieron permiso para trabajar con balón, hizo un tiro que no rozóni aro. Pero sus ganas de baloncesto y su afán de superación, que tanto han marcado su carrera, la han llevado a volver a vestirse de rojo con el Rivas tres meses después.





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada