MAR CAMPOS

 

“¡Actúa en vez de suplicar! ¡Sacrifícate sin esperanza de gloria ni recompensa! Si quieres conocer los milagros, hazlos tú antes. Sólo así podrá cumplirse tu peculiar destino”
No hace mucho leí esta frase del archiconocido compositor y músico alemán Ludwig van Beethoven y me di cuenta de que las oportunidades solo llegan cuando uno las busca. Y aquí estoy, persiguiendo uno de mis sueños: trabajar en la radio.
Pero llegar hasta este punto no ha sido fácil. Siempre tuve claro que quería estudiar Periodismo. Bueno, no tan claro… pero eso forma parte de la infancia. En esa etapa quería ser médico, arqueóloga, paleontóloga, profesora, escritora,… pero fue esta última profesión la que me reveló que lo que realmente me gustaba era saber, conocer, crear, averiguar, investigar y sobre todo contar. Sin embargo, mi padre como si hubiera dicho ¡Papá, quiero ser artista!, me recomendó estudiar algo que fuera una profesión ‘de verdad’. Traducido al idioma de los adultos: un trabajo que me diera de comer, una estabilidad, pudiera independizarme, tener una familia, una hipoteca,… Cosas que no me interesaban, pero tenía 17 años así que terminé estudiando Ciencias Empresariales.
No os podéis imaginar lo que me costó sacar la carrera. Había estudiado el Bachillerato de Ciencias de la Salud, porque era el que más salidas tenía, y en mi vida había oído hablar de activos y pasivos, del haber y el debe, de micro y macroeconomía. A pesar de que al principio no me gustaba la carrera, al final no me disgustó pero no me llenaba. Así que una vez me diplomé, me metí a Periodismo.
En la segunda disfruté mil veces más. Era una sensación diferente. Estaba estudiando algo que me encantaba y aunque todo el mundo me decía que no iba a encontrar trabajo no se me borraba ni la sonrisa ni se me quitaban las ganas. Pero qué os voy a contar, me licencié y nada. A seguir trabajando en el comercio donde llevo desde que empecé la universidad. Me encontraba con dos carreras, teniendo un nivel alto de inglés y sin ninguna oportunidad laboral de lo mío. En este país las empresas no te quieren si no pueden firmar un convenio de prácticas. Por eso decidí hacer el Máster de Radio. Es el medio que más me gusta como oyente y donde quiero desarrollarme profesionalmente.
Ahora me siento más que realizada. Aprender es una característica que jamás debe perderse y yo me niego a abandonarla.
Si queréis acompañarme en este largo camino radiofónico, todos los lunes podéis escucharme en ‘La curiosidad no mató al gato’. Os espero.
¡Los curiosos mueven el mundo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada