22 de junio de 2012

FAHRENHEIT 451 (21) - ¿A dónde vamos?

Al paro. Esa parece la respuesta más obvia. Al menos es una de las más probables. A pesar de ello, soy optimista. Creo que tenemos la posibildiad de pasar algún tiempo más en el "limbo de la comunicación", es decir, siendo un becario. 

Eso está bastante bien, no se cobra mal (se cobra muy mal o no se cobra) pero da la sensación de que, en cierto modo, contribuyes en algo. Es una sensación mejor que sentirse un despojo social. Es un progreso. ¿No preferís trabajar por apenas 100 euros al mes en lugar de vagar por las calles de Madrid en busca de un recinto festivo? (No hace falta respuesta. Era una pregunta retórica. Sé de sobra que todos preferiríamos trabajar).

La mayoría de las veces las reflexiones existenciales se producen durante la ensoñación o semisueño, de manera que se pierden entre ronquido y ronquido. Durante el día es más difícil reflexionar. A mi me cansa. Prefiero ver los dibujos. Dora la exploradora está bastante bien. Así que, cuando llega el momento de decidir tu futuro (esta frase varía mucho en función de una buena entonación dramática) te sientes como Rajoy en la UE: sólo y desamparado. Hoy, haciendo un esfuerzo que roza la heroicidad, me he puesto a pensar en el periodismo como concepto. El concepto es el concepto. 


Por lo visto, cuando piensas se te ocurren cosas. Ha sido una experiencia reveladora, así que voy a compartirla:

 

Estas son mis reflexiones. Si no os gustan no tengo más. Si me queréis contratar o pagar por ellas, entonces sí,  tengo muchas más. Y, por supuesto, si he ofendido a alguien en algo: lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a suceder.

Podéis encontrarme en Twitter...
...O en un bar. En el bar de abajo.
 Paz, salud y risa.

Sin comentarios:

Publicar un comentario en la entrada